18 DE OCTUBRE DE 2020 RUTA DE LOS RÍOS LADRA Y PARGA (BEGONTE-LUGO)-RESERVA DE LA BIOSFERA TERRAS DO MIÑO-PROYECTO RÍOS Y BOSQUES

18 DE OCTUBRE DE 2020
RUTA DE LOS RÍOS LADRA Y PARGA (BEGONTE-LUGO)-RESERVA DE LA BIOSFERA TERRAS DO MIÑO-PROYECTO RÍOS Y BOSQUES


Distancia: 19 km
Duración de la ruta: 5 horas y media
Dificultad: Media
Tipo de ruta: travesía
Descripción de la ruta:

Se trata de una espectacular y preciosa ruta de ríos y bosques que discurre dentro del municipio de Begonte por territorio protegido incluído dentro de la Reserva de la Biosfera Terras do Miño y encuadrado también dentro del Lugar de Interés Comunitario “Parga, Ladra y Támoga”, en la cual vamos a tener la ocasión de contemplar el fantástico entorno natural que atesoran los ríos Ladra y Parga, en medio de unos bosques impresionantes y casi vírgenes.

Partiendo del lugar de A Ponte, entre Begonte y Outeiro de Rei, la ruta nos lleva siempre por senderos pegados al río, atravesando bosques salvajes y con abundante vegetación, pudiendo contemplar bellos paisajes fluviales, distintas insuas del río y diversos elementos etnográficos vinculados al agua como molinos o los típicos caneiros, que podían ser construcciones para retener y desviar el agua de los ríos para conducirla al propio molino, o también presas construídas en forma de v para la pesca de la anguila o lamprea.

Por último, también tendremos la ocasión de visitar las playas fluviales de Begonte y de Baamonde, bonitos lugares de ocio de los vecinos de dichas localidades, para finalizar la ruta en el límite con el cercano municipio de Guitiriz donde se encuentra la capilla gótica de Santo Alberte y su puente medieval, situados en un fantástico entorno natural.

Esta ruta es un hermoso itinerario fluvial que resulta todo un espectáculo de naturaleza salvaje y preciosos bosques que recorre los márgenes de los ríos Ladra y Parga, dentro del municipio de Begonte.

Iniciamos la ruta en el lugar de A Ponte, donde se halla el Restaurante Río Ladra, en el límite de los ayuntamientos de Outeiro de Rei y Begonte.

Cruzamos el puente, abrimos una cancilla y nos encaminamos hacia el sendero de pescadores que recorre las márgenes del río Ladra. Enseguida nos internamos en los fantásticos bosques que pueblan esta zona, auténticamente salvajes y llenos de maleza, dando la impresión que caminamos por el interior de una selva amazónica.

Continuamos siempre por sendero, con abundante vegetación que puede hacer el recorrido en algún tramo dificultoso y que puede llegar a cerrar el sendero facilmente. Esta zona está muy poco transitada y por ello los senderos se hallan muy abandonados, siendo necesario el llevar siempre pantalón largo y polainas para protegernos de la vegetación y/o del agua si estuviera húmedo.

Pasamos por encima de varios puentes rústicos de madera y por varios caneiros, antiguas construcciones que tenían como finalidad el retener y desviar el agua de los ríos para conducirla a un molino, o bien eran presas para la pesca de la anguila o lamprea.

Llegamos a un lugar mágico, de gran belleza y aislamiento, donde se encuentra un antiguo molino con varias muelas, junto a un espectacular caneiro que cruza el río en este punto.

Proseguimos por el sendero por un tramo más dificultoso, en medio de los bosques densos que crecen en las márgenes del río Ladra, hasta llegar a donde se encuentra una de las islas o “insuas” que tiene este río.

Finalmente llegamos a la carretera, donde se halla una central, donde enlazamos con la denominada ruta de los caneiros, del ayuntamiento de Begonte, que se halla en un estado de total abandono y también con abundante vegetación.

A los pocos minutos llegamos a la playa fluvial de Begonte, un bello lugar acondicionado para el baño y el disfrute de los vecinos de la zona con mesas, playa fluvial y bar.

Desde aquí, continuamos bordeando el río Ladra siempre por sendero, teniendo que sortear en numerosas ocasiones abundante vegetación, debido al gran abandono que tiene esta ruta, sin cuidar desde hace mucho tiempo.

Antiguamente esta ruta estaba plagada de pasarelas, puentes de madera, accesos a islas del río con mesas y áreas recreativas, pero actualmente el abandono por parte de las autoridades hace que recorrer la ruta sea toda una aventura, con gran parte de esas infraestructuras destrozadas o invadidas por la vegetación.

Llegamos a un punto en la ruta en el cual el puente que sorteaba un arroyo está completamente roto, por lo cual es necesario desviarse y buscar un paso para poder continuar la ruta, teniendo en cuenta que los bosques pegados al río son una auténtica maraña de vegetación muy cerrada con todo tipo de plantas, lianas, silvas y árboles.

Pasamos el obstáculo y algo más adelante veremos un desvío a Los Pozos do Ollo, que no cogeremos por lo cerrado del sendero de acceso. Se trata de una pequeña laguna de unos 45 m. de diámetro, completamente rodeada de bosques, que alberga una heterogénea flora y fauna acuática, y que ha sido objeto con el paso de los años de diversas leyendas.

Continuamos en paralelo al río Ladra hasta llegar a un túnel que pasar debajo de la vía del tren y que nos lleva a la carretera N-VI. Desde aquí, si quisiéramos, podríamos continuar a la cercana Laguna de Riocaldo, espectacular laguna donde habitan numerosas aves acuáticas, que sin embargo se halla completamente cercada y sin acceso por ser propiedad de una empresa minera. Por esa razón, no nos desviamos.

Tras 100 m. de carretera volvemos a desviarnos hasta lo más profundo del bosque, en un ambiente mágico y aislado, hasta llegar al río Parga, donde contactamos con el sendero que lo bordea.

Llegamos a un hermoso lugar, también muy abandonado, donde hay un área recreativa, invadida por la vegetación, un puente, caneiro y molino.

Pasamos delante de una isla del río y alcanzamos la playa fluvial de Baamonde, otra bonita área recreativa, con playa y bar, para disfrute de los vecinos.

Cruzamos al otro lado del río y emprendemos el último tramo de la ruta que nos va a llevar, también pegados al río, por el interior de espectaculares bosques de ribera.

Salimos a un buen camino, donde se halla un refugio, y proseguimos hasta alcanzar nuestra meta, la capilla gótica de Santo Alberte, del siglo XIV y el puente medieval, paso destacado del Camino de Santiago. Aquí terminamos esta bella ruta de ríos y bosques.





No hay comentarios:

LOCALIZACIÓN DE LAS VISITAS

¿Cuantos nos visitan?

Visitantes On-Line

FOTOS ACIVRO
Travesía El Puerto-Pola de Somiedo (Parque Natural de Somiedo-Asturias)
Travesía por los Montes Aquilianos (Valle del Silencio-León)
Ruta La Cueta-Peña Orniz (Babia-León)
Ruta Laxe-Camelle-Arou (Costa da Morte-A Coruña)
Ruta Caión-Baldaio-Malpica (Costa da Morte-A Coruña)
Majada de los Moyones (Parque Natural de Redes-Asturias)
VIDEOS DE SENDERISMO CON ACIVRO

VIDEO GERAS-VEGA DE PEÑASILLADA-CERRO PEDROSO-FOZ DE PALANCO (De Víctor Trincado)

SENDERISMO CON ACIVRO 26

SENDERISMO CON ACIVRO 25

SENDERISMO CON ACIVRO 24

SENDERISMO CON ACIVRO 23

SENDERISMO CON ACIVRO 22

SENDERISMO CON ACIVRO 21

SENDERISMO CON ACIVRO 20

SENDERISMO CON ACIVRO 19

SENDERISMO CON ACIVRO 18

SENDERISMO CON ACIVRO 17