CONGELACIONES

Ante todo hay que contar con que somos seres homeotérmicos. Esto quiere decir que necesitamos mantener una temperatura corporal determinada (alrededor de 37º) para continuar con nuestras funciones vitales óptimamente. Nuestro cuerpo consigue esto manteniendo un equilibrio entre el calor que generamos y el que perdemos al contacto con el exterior.

La montaña comporta bruscas variaciones de temperatura, desde una intensa radiación solar y calor en época estival, hasta temperaturas muy bajas en invierno solo superadas por regiones cercanas a los polos. Pero es el frío la condición de temperatura más acuciante de este medio, ya que incluso con tiempo apacible o en épocas del año calurosas nos encontramos con bajas temperaturas por la altitud, la nieve y el viento que incluso de noche pueden bajar de 0º.

Como norma general la temperatura suele disminuir unos 0,65º cada 100 metros ascendidos o en otra proporción 6,5º cada 1000 metros, por lo que cuanto mas se asciende más baja la temperatura.

Poniendo un ejemplo, si subimos a un "tresmil" desde un cercano valle o población situado a 600-800 m, nos podemos encontrar con una diferencia de temperatura en la cima de 15º o más, esto nos da una idea de lo preparados que debemos ir para afrontar las bajas temperaturas, incluso en verano, a la hora de ascender a la media y alta montaña.

Las congelaciones son lesiones causadas por una exposición prolongada al frío, o corta pero intensa.Una congelación en los tejidos del cuerpo puede verse favorecida o acuciada por algunos factores externos e internos:

1-Factores externos: baja temperatura, viento y humedad.

2-Factores internos: hipoxia y deshidratación.

Las congelaciones suelen producirse más fácilmente en los extremos de los miembros como pies y manos, puntos vulnerables como orejas, pómulos y punta de la nariz, y toda zona de la piel expuesta al viento.

Congelaciones en las manos

Lo más peligroso de las congelaciones es que se producen sin dolor, por lo que hay que estar muy atentos para descubrir alguno de estos síntomas en nuestro cuerpo o en el de nuestr@s compañer@s en tiempo frío o con fuerte viento:

Síntomas

-Picazón en la piel.

-Rigidez muscular en la zona afectada.

-Zonas de piel hinchadas, entumecidas, rígidas o insensibles. Sensación de que la carne se ha convertido en madera.

-Zonas de piel cerosas, blanquecinas o ennegrecidas (paso intermedio hacia una necrosis progresiva del tejido).

Grados de congelación

En el menor de los casos casos nos podemos encontrar con el serio aviso de dedos de los pies o las manos u otra parte del cuerpo que se vuelve algo insensible y rígida. Cuando los recalentamos se produce un entumecimiento doloroso que indica que se recupera la sensibilidad.

Al igual que las quemaduras, las congelaciones se clasifican en tres grados:

-Primer grado; Palidez, eritema en el postcalentamiento, ligera cianosis y sensibilidad reducida. La parte del cuerpo se enrojece y se hincha. Se recupera al cabo de unos días.

-Segundo grado; Se forman ampollas, eritema y cianosis más persistentes, sensibilidad más reducida o ausente. La zona congelada puede evolucionar hacia una necrosis o hacia una completa restitución, aunque lo más normal es que cicatrize en pocas semanas, pero la sensibilidad puede no recuperarse hasta pasado incluso varios meses y surgir posibles secuelas de hipersensibilidad al frío.
En una congelación profunda de segundo grado (palidez, cianosis importante, anestesia del tejido, etc.) la necrosis se limita a la dermis y se da una curación a las cuatro o seis semanas con secuelas.

-Tercer grado; Se origina el edema, la zona se vuelve gris y gangrenada para luego ser invadida por una necrosis profunda, llegando a aparecer la anestesia total y la muerte si no se trata; su evolución degenera en la necrosis afectando al hueso, la amputación y una serie de secuelas inevitables, incluidas las psicológicas.

Congelaciones en los pies

Prevención

1-Ir siempre bien abrigado sin exponer durante mucho tiempo zonas del cuerpo al exterior o al viento.

2-Los guantes, el pasamontañas y un calzado aislante, son imprescindibles.

3-No llevar vestimenta ni prendas ceñidas que impidan la circulación sanguínea.

4-Hacer ejercicios con los músculos de la cara para favorecer el riego e impedir la aparición de costras.

Tratamiento

El tratamiento de las congelaciones es algo complicado y sutil, ya que los miembros congelados una vez recalentados se hinchan y no se puede hacer mucho más, por ejemplo en el caso de los pies una vez descalzos estos se hinchan y no se pueden volver a calzar. Si no nos vemos seguros de actuar correctamente es mejor pedir ayuda urgente, esperarla o evacuar al herido.

1-NUNCA exponer una zona congelada al fuego.

2-Se han demostrado muy contraproducentes las antiguas friegas con nieve o alcohol, los azotes con las cuerdas, los baños con agua hirviendo o los alternativos en agua fría y caliente. Las zonas afectadas aunque se encuentran insensibles siguen siendo igual de frágiles que antes.

3-Una persona con signos de congelamiento tiene hipotermia, es decir, una bajada general de la temperatura interna del cuerpo hasta niveles peligrosos. Por lo tanto, es necesario tratar siempre antes la misma antes que cualquier parte congelada. Una buena recuperación se puede lograr mediante un calentamiento general del cuerpo, tomando abundante líquido, siendo más eficaz aún la ingesta de bebidas calientes.

4-Es importante identificar las señales de congelamiento. Las áreas congeladas se ven brillantes y con un desagradable color blanco o morado. La sensación es muy escasa o inexistente y es posible que duela un poco. También se nota que la piel no se blanquea al hacer presión sobre ella. Las partes más comunes susceptibles de congelamiento son los dedos de los pies y manos, las orejas y la nariz, donde la circulación de la sangre es peor. Los primeros síntomas de congelamiento son pinchazos y la sensación de ser pinchado con agujas acompañado de entumecimiento.

Congelaciones en manos

5-Localizar un lugar tibio y abrigado para empezar a tratar el congelamiento . Si existe la posibilidad de que el área afectada pueda volver a congelarse, no tratar de descongelarla. El congelar, calentar y recongelar alguna parte del cuerpo acarreará un daño permanente a las partes afectadas. Calentar el cuerpo entero, envolver al paciente y las áreas afectadas con mantas.

6-Retirar cualquier ropa o elemento mojado y reemplazar con ropas secas y cómodas. Si existe ayuda médica profesional, envolver las áreas afectadas y mantener caliente al paciente. No frotar ninguna parte afectada pues esto puede producir un daño adicional.

7-El tratamiento de las zonas congeladas se puede llevar a cabo mediante un baño en agua tibia (37-40 ºC), mejor si tiene una solución antiséptica yodada, durante 30 minutos. Esta acción terapéutica ha de darse repetidas veces. Nunca usar agua que esté arriba de los 42.2 ºC o dañaremos el tejido. Alternativamente, si no hay agua disponible, presionar el área con algo caliente como las manos de la otra persona, la axila o la entrepierna, durante 30 minutos. Este proceso ha de ser mantenido hasta que la piel esté suave y la sensación retorne. No usar calor seco como secadores, fuego o calentadores eléctricos.

8-A continuación ha de recubrirse con material estéril y proteger con vendajes que no compriman, manteniendo las áreas afectadas tan inmóviles como sea posible. Recordar envolver cada dedo individualmente, usar bolitas de algodón u otro espaciador para evitar que los dedos se toquen.

9-Tomar analgésicos, pues suele haber un dolor intenso, como la aspirina o ibuprofeno. A medida que las áreas afectadas vayan calentándose se tendrán severos dolores y la sensación de quemaduras sobre la piel, la piel cambiará de color y es posible que se formen ampollas.No tratar de curar las ampollas.

10-Deben emplearse antibióticos para evitar infecciones, sobre todo si aparecen ampollas que no deben secarse o drenar porque protegen el tejido.

No hay comentarios:

Localización de las visitas

¿Cuantos nos visitan?

Visitantes On-Line

FOTOS ACIVRO
Travesía El Puerto-Pola de Somiedo (Parque Natural de Somiedo-Asturias)
Travesía por los Montes Aquilianos (Valle del Silencio-León)
Ruta La Cueta-Peña Orniz (Babia-León)
Ruta Laxe-Camelle-Arou (Costa da Morte-A Coruña)
Ruta Caión-Baldaio-Malpica (Costa da Morte-A Coruña)
Majada de los Moyones (Parque Natural de Redes-Asturias)
VIDEOS DE SENDERISMO CON ACIVRO

SENDERISMO CON ACIVRO 23

SENDERISMO CON ACIVRO 22

SENDERISMO CON ACIVRO 21

SENDERISMO CON ACIVRO 20

SENDERISMO CON ACIVRO 19

SENDERISMO CON ACIVRO 18

SENDERISMO CON ACIVRO 17

SENDERISMO CON ACIVRO 14